Celebrar las “Valentinianas” o fiestas tradicionales de exaltación del amor, los placeres, la belleza, la naturaleza y al maridaje de todo ello con el buen vino, en honor de Valentinus… coincidiendo con la tradicional noche de la fiesta de San Valentín, en un hotel rodeado de viñedos…; celebramos San Valentín para los que vienen sin pareja…

Hace seis meses que finalizó la vendimia y se han elaborado las nuevas añadas; el hoy y el ayer de los vinos en dos bodegas de la denominación de origen de la Ribera del Duero; una se encuentra en una finca de estilo colonial de finales del siglo XIX; y otra, con más de cuatro siglos de antigüedad, mantiene sus galerías de envejecimiento subterráneas bajo una montaña.

Las experiencias y Los itinerarios

Sábado mañana

Visita guiada al monasterio de Santa María de la Vid, fundado en el siglo XII, en plena Edad Media, tras la retirada de los musulmanes; edificado bajo los cánones del románico y reformado en siglos posteriores a la vez que los abades extendían su poder más allá de los muros del monasterio…; destacan: la biblioteca, con ejemplares de gran interés entre los que hay varios manuscritos e incunables catalogados, ocho de ellos del siglo XV; la actual iglesia, reformada posteriormente con retablos renacentistas y un coro fastuoso; un claustro de dos plantas en el que se conserva la primitiva sala capitular, construida en el siglo XII; una suntuosa sacristía, el refectorio, con bóvedas y arcos de medio punto…; todo el edificio puede considerarse un museo -una hora-.

Senderismo partiendo de Santa María de la Vid, siguiendo la valla del monasterio que, al no ser muy alta, permite apreciar el edificio, sus huertas y la ladera boscosa…; el itinerario se inicia paralelo al río Duero que describe un meandro o soto; la vega está predominantemente sembrada de viñas; se conocerán unos tubos de roca llamadas Chimeneas de Hadas, unas columnas de formas caprichosas, ocasionadas por el agua que crea unas cárcavas donde el desgaste no es homogéneo…; la gruta del paraje de la Virgen del Monte, en donde un abad que vivió en el siglo XVII situó aquí la Afrenta de Corpes, que cinco siglos antes sufrieron las hijas de El Cid por los condes de Carrión…; se desciende entre encinas y sabinas, para llegar otra vez a la vega de el Duero -cuatro horas y media-

Sábado tarde

Visita a la bodega el Lagar de Isilla, cinco naves dedicada a la elaboración y crianza de los vinos, junto a sus viñedos mayoritariamente de uva tinta del país; desde la mesa de selección, la despalilladora que separa el grano del raspón, los depósitos de prensado, los depósitos de fermentación alcohólica y fermentación maloláctica, la nave de crianza con barricas de roble americano y roble francés…; en la sala de catas, cata maridada con cuatro vinos de autor: un tinto joven maridado con queso de Burgos y mermelada de vino tinto, un vino criado en roble de cinco meses maridado con salchichón ibérico, un tinto de nueve meses de gestación maridado con un bombón de higo; un vino de vendimias seleccionadas maridado con una fondue de uvas -hora y media-

Sábado noche

Cena reforzada con el siguiente menú: surtido de entremeses, pimientos rellenos de marisco, redondo de ternera con champiñones y patatas; la fiesta de San Valentín, con sesión de baile, en el mismo salón de la cena, en el complejo Área Tudanca y, como en otros años, se realizará el tradicional y singular baile de los faroles encendidos con el salón apagado; servicio de bar.

Domingo mañana

Visita guiada tanto al interior como al exterior de los monumentos más singulares de Peñaranda del Duero: presidiendo la plaza Mayor, la que fue Colegiata abacial de Santa Ana, un edificio austero, a pesar de su portada de estilo barroco, y visible desde toda la población; en la misma plaza, a comienzos del siglo XVI se construyó el palacio de los condes de Miranda, que luce una portada plateresca, con salones elegantes y una magnifica escalera de honor; el castillo -Bien de Interés Cultural- una gran fortaleza que domina todo el caserío, que se atribuye al primer conde de Miranda durante la segunda mitad del siglo XV, en el que destaca una sólida torre del Homenaje que en su interior presenta un centro de interpretación de los castillos; conserva la población parte de su muralla medieval y se visitará una herrería fundada durante la segunda mitad del siglo XIX -tres horas-

Visita guiada en Valsotillo de La Ribera a una bodega, rodeada de antiguos viñedos en laderas bien aireadas y soleadas; se recorrerán las naves de elaboración y las galerías de envejecimiento bajo una montaña, con túneles excavados en la roca en el siglo XVI, donde no hay vibraciones, ruidos ni luz, circunstancias óptimas para obtener una excelente crianza; cata comentada de cuatro de sus vinos: un tinto joven, otro envejecido en roble, un crianza y un reserva -una hora-