Seis noches y siete jornadas de actividad en la Costa Brava

singles a costa brava Singles a Costa Brava

En Ofertas singles os proponemos una idea: una experiencia para los sentidos… desde las sorprendentes esculturas naturales sobre las rocas del Parque Natural del CAP de CREUS, aguas abajo de tres RÍOS del EMPORDÁ al desembocar en el mar, hasta la Gola del TER y archipiélago de las MEDES -Reserva Integral- navegando y caminando por los espacios naturales que crean y descubrir cuanto dejaron las Sirenas en las calas vírgenes de la BAHÍA de ROSES… a que os parece una idea genial???

Un programa espectacular que parte desde la urbanización EMPURIABRAVA, una ciudad marinera comunicada por más de quince kilómetros de canales navegables y cinco mil amarres junto a las vivienda, recorriendo del río Fluviá a la Sierra de Rodes, del río de La Muga al litoral Norte del Cap de Creusd, el litoral Sur del Cap de Creus, por tierra y mar al Norte del Baix Empordá, las singularidades de L’Alt Empordá… todo un programa activo que combina kayaks dobles de mar y rio, catamarán, barco cubierto que junto con nuestras excursiones y visitas a pie hacen de esta escapada en grupo single una propuesta genial.

Programa de Singles a la Costa Brava

Ref: GVJVERCBR

Lunes mañana, en el río Fluviá

Desde el club náutico de Sant Pere Pescador, circuito en kayaks dobles de mar, embarcaciones más alargadas, con quilla, en los que los tripulantes se introducen en el interior de una bañera cerrada; la ventaja de esta característica es imprimir más velocidad tanto para el descenso como posteriormente para remontar el río con más facilidad; se iniciará con unas explicaciones y práctica en seco de las técnicas básicas de paleo y calentamiento antes de embarcar; desde la rampa, y antes de iniciar el descenso, se remontará aguas arriba por un tramo para coger algo más de experiencia con las palas y la fijación del rumbo.
Se descenderá suavemente observando la abundante y espesa vegetación de ribera, como sauces, chopos y olmos; a mitad del descenso, se rodeará la isla de Caramany, donde los guías ayudaran a identificar las distintas especies de fauna y flora; es fácil que sobrevuelen el ánade azulón, el martinete, la garza real o la cigüeñuela; acercándose al mar cambiará el paisaje abundando ya la vegetación adaptada a suelos salinos; este entorno es una Reserva Especial dentro del Parque Natural de los Aiguamolls; en las orillas, pueden verse unos “corrales” característicos en las zonas húmedas donde se criaba ganado; tras realizar un descanso y algunas observaciones desde la desembocadura, se remontara el curso del río hasta el punto de partida; duración: tres horas

Lunes tarde, en la sierra de Rodes

Visita guiada al conjunto de construcciones y lugares existentes en la montaña de Verdera:
Se inicia en el despoblado de Santa Creu de Rodes, un núcleo de origen medieval que pudo ser parcialmente abandonado por la peste negra en el siglo XIV, quedando desierto a partir del siglo XVI, coincidiendo con la decadencia del monasterio de San Pere; se sabe que fue asolado por corsarios árabes en 1.330. Se inicia el recorrido en la iglesia de Santa Helena, uno de los edificios que se conserva en mejor estado, ya que el lugar se mantuvo cerrado por un muro; del resto de las casas, se limita actualmente a observar los muros de piedra entre la vegetación; pero descubrimientos actuales lo han convertido en una de las excavaciones más importantes del país (ver presentación)
Desde aquí, se caminará hasta el monasterio benedictino de Sant Pere de Rodes. Las vastas dimensiones tanto de la iglesia como del conjunto monástico, eran imposibles de justificar en un lugar tan aislado de la costa del golfo de Roses. Pero al descubrirse distintas reliquias, monedas de oro y plata, antiguas baldosas de cerámica, e incluso pinturas románicas en los muros de un claustro inferior, desconocido hasta no hace muchos años, ha dado un giro a las investigaciones sobre el verdadero origen del monasterio, que siempre fue en el pasado objeto de especulaciones y leyendas. El conjunto monástico se ha construido en terrazas, por su ubicación en una ladera. El claustro del siglo XII, es la zona central de todo el conjunto; en torno a él se distribuyen la iglesia románica -S. XI- que no tiene referentes con las corrientes arquitectónicas de su tiempo; presenta planta de cruz latina con bóveda de cañón, con un transepto o nave cruzada, un deambulatorio o girola de planta parabólica que prácticamente une los tres ábsides; bajo éste se encuentra una cripta; se verá una singular galilea o especie de atrio anterior a la portada principal; tuvo una gran portalada románica de la que hoy solo queda un arco de medio punto; el claustro comunicaba con el resto de espacios monacales: refectorio, biblioteca, enfermería, campanario -de tres pisos con ventanales-, torre de defensa… Por sus grandes proporciones, infinidad de capiteles de distintos estilos, fragmentos de mármol tallado, panteones de los distintos benefactores, soluciones constructivas…, es un monumento de significación y proporciones únicas (ver presentación); duración de la visita al poblado y al monasterio: dos horas.

Martes mañana, els Aigüamolls de l’Empordá

Itinerario de naturaleza e interpretación por un recorrido en el que hay miradores y puntos de observación -els aguaits-, bien desde unas pequeñas casetas de madera o sobre torres elevadas desde la que se obtiene una gran perspectiva. El circuito se inicia en el punto de información de los Aiguamolls -humedales- de l’Alt Empordá en el área sur de Las Llaunes, junto a la laguna de El Cortalet; durante el itinerario se aproximará a los estanys de La Closa del Puig y de El Matá, a la Bassa del Bruel, a las Encañyssadas y Llacuna de La Massona con su bien situada torre de observación desde la playa de las Llaunes -literalmente “latas” o láminas de “hoja de lata”-. El camino discurre entre acequias, balsas de agua, prados húmedos para pastos, vegetación de ribera, que son paisajes de una gran diversidad; en las cercanías de la playa, los estanys que se han formado en los lechos de antiguos brazos del río, perpendiculares a la línea de costa, desembocan protegidos por un cordón de dunas.
Los Aiguamolls son zonas húmedas o marjales, cuya altitud es ligeramente más baja respecto al nivel del mar, y habitualmente se encuentran cubiertos de agua superficiales; pero son medios inestables a los que afectan la estaciones climáticas por las intrusiones marinas, ya que la mezcla de agua dulce con agua de mar produce una salinidad variable; también suelen afectarles los temporales de mar, ya se traten de vientos de tramontana o de levante…; suelen rodearse de carrizos, y en el interior, los árboles suelen cercar los prados inundables; los canales de aportación son de baja salinidad.
Es un refugio ideal para la fauna, tanto para las invernantes o las que reposan durante la migración: garzas, garcetas comunes, ánades reales, pollas de agua, cigüeñas blancas, algunos flamencos, zampullines, el singular martín pescador que se mimetiza con el medio…; no es difícil observar gamos con sus grandes cornamentas. En una misma visita es posible observar cerca de un centenar de especies vegetales; las plantas están adaptadas a la salinidad del suelo, como las salicornias y los juncos marinos; y sobre las dunas prevalece el barrón.
Duración: dos horas y media

Martes tarde, desde el mar al Norte del Cap de Creus

Excursión en catamarán desde el puerto de Llançá, al norte del Parque Natural del Cap de Creus, para visitar unos excepcionales acantilados en estado salvaje, ya que en sus proximidades no existen carreteras ni núcleos de población; en ellos destacan sobre la roca negra metamórfica de pizarra y esquistos, unas curiosas rocas blancas de origen magmático llamadas pigmatitas, que han aflorado por efecto de la erosión, tanto por efecto de los vientos de tramontana como de la fuerza del oleaje y la sal que arrastra.
El puerto de Llançá está protegido por una gran roca, que es el terminal sobre el que se ha construido el espigón; encima de ella se obtendrá una buena panorámica. Junto al puerto se encuentra el barrio marítimo cuyo origen fueron las primitivas casas de pescadores; durante la travesía, a partir de Port de La Selva, tras los arrecifes de la Degollada, comienza el litoral más espectacular, constituido por islotes, salientes, barrancos, valles, canales y corredores, acomodados a la estructura geológica, en el que se abren paso pequeñas calas adaptadas al capricho de los acantilados, constituyendo unas formaciones únicas en el mundo…; en su perfil son frecuentes las fallas -fractura de la roca con desplazamiento- y las cizallas -deformación de las placas sin llegar a fracturarse-. En todo este litoral la embarcación irá aproximándose para contemplar los continuos accidentes geográficos.
La última carretera llega a la cala Tamariua, en la que a menudo se forma una balsa de agua junto a la que abundan los tamarindos; después vendrán la cala Cativa, la isla Medellín, la cala Fornels, en las que en época de lluvia se forma un doble salto de agua, la Punta Blanca, en la que hay ocho rocas míticas como una en la que aparece un viejo pescador fumando en pipa u otra llamada del León; tras girar el Cap Gros, vendrá la isla de La Galera y la cala Corquell, donde son abundantes los filones de pigmatista sobre masas de esquistos
Luego aparecerá la cala Taballera, formada por la acción de un barranco, la primera en la que la embarcación se aproximará todo lo posible a la línea de costa, para que desde la cubierta se observen antiguos refugios de pescadores y la singular vegetación costera, en la que en una zona destaca un pinar, y en la orientada al norte, por su acusada humedad, son abundantes los helechos.
Dejando atrás las calas S’Arenassa y Serena, se adentrará el barco nuevamente por la tranquila cala Prona, otro refugio de pescadores protegido por una gran roca, en la que se vuelven a mostrar las coloraciones blanquecinas, con unas formas muy marcadas y excepcionales, en las que hay agujeros casi de la altura de una persona. Después sorprenderán Los Furallons, y a unos quince metros sobre la línea de mar, un gran balcón natural conocido como La Bañera. Tras la Punta del Molí, la roca ofrece las siluetas de una calavera o de un camello
Después aparecerán a la vista una sucesión de calitas tras doblar el Cap Ravanel, la Punta de los Tres frailes y el Canal Guillosa; más adelante se entrará en otra de ellas que tradicionalmente fue un refugio seguro: la cala Galladera, un lugar solitario y paradisíaco;
Después, vendrán la cala Portaló, la cala d’Agulles, hasta alcanzar la zona de la Pla de Tudela, en el entorno de la cala Culip, completamente restaurada después de la expropiación al Club Med, en las que la rocas ofrece siluetas fantásticas como el águila o el “gran masturbador que fue inspiración de Dalí… Al aproximarse al Cabo de Creus, sorprenderá su apariencia de una pequeña península montañosa que llega a alcanzar una altitud cercana a los setecientos metros.
El barco está construido en aluminio con capacidad para setenta y cinco personas, tiene baños, solárium y servicio de bar
Duración de la travesía: algo menos de dos horas

Miércoles mañana, desde el mar al sur del Cap de Creus

Excursión en un barco cubierto desde Roses a Cadaqués; se embarcará en uno de los canales de la urbanización de Santa Margarida, navegando a poca distancia de la costa. Se observará desde el mar el puerto pesquero, el club náutico, el faro de Roses y una perspectiva del castillo de la Trinidad -siglo XVI-; seguirán las distintas playas que se encuentran al norte de Roses, como las de Canyelles Grosses y Petites, la playa de la Almadraba…; a partir de la Punta Falconera comienzan los relieves del Parque Natural del Cabo de Creus con las cala Montjoi, el Cap Norfeu -aproximándose el barco a la cueva del Tamariu, quedando con la proa prácticamente dentro de la cueva-, la cala Joncols, y doblando la Punta Prima entrará en el golfo de Cadaqués, pasando delante de la Punta de la Figuera -higuera- y el faro de Cala Nans; se atracará en el puerto de Cadaqués durante una hora/ hora y cuarto; duración total de la travesía: tres horas y cuarto.

Miércoles tarde, a pie por el Cabo de Creus

Itinerario de interpretación a pie, desde el faro de Cap de Creus, observando las transformaciones de las rocas por la erosión; unas son de origen metamórfico sedimentario, y otras magmáticas que se fundieron a una temperatura de setecientos grados a unos quince kilómetros de profundidad por debajo del mar, hará más de trecientos millones de años; todas ellas emergieron lentamente por los movimientos orogénicos hasta formar estos acantilados. Aproximación a las calas de la Reserva Integral Culip, Culleró y Claraguera -donde se rodó la película “El faro del fin del mundo”-, hasta llegar al paraje de Tudela, -muy conocido tras la demolición de más de cuatrocientos apartamentos de la urbanización Club Mediterranée y recuperada su superficie en un 95%-. Actualmente el Cap de Creus es uno de los mejores ejemplos a nivel mundial, de la deformación dúctil y del origen plutónico de las rocas metamórficas y graníticas, que con la acción de los vientos y de la salinidad del mar, han generado y tallado siluetas curiosas en un proceso de erosión muy singular. Recorrido por los miradores, desde los que se puede admirar rincones escondidos en un paisaje prácticamente lunar. Observación de la cueva del Infierno, otro ejemplo excepcional de erosión controlada, donde las rocas se pliegan, se agujerean y flexionan sin romperse; son curiosas las gamas de colores entre el negro de los esquistos y el color naranja de las rocas ígneas; duración: dos horas.

Se completará la mañana, con el recorrido a pie por uno de los caminos de Ronda: el que lleva de Cadaqués a Port Lligat; hay dos posibilidades: una es por un tramo empedrado más corto que une desde antiguo ambos núcleos; se verá un antiguo pilón de piedra que servía para amarrar las embarcaciones; la casa donde estuvo alojado Picasso durante el verano de 1.910; la ermita de Sant Baldiri, que es un templo barroco de 1.702, sitio adonde subían los patrones de los pailebotes -cargueros de cabotaje que navegaban a vela- para observar si la tramontana soplaba fuerte en el Cap de Creus…; Port Lligat es un puerto natural de pescadores, donde Dalí situó su residencia ya que lo consideraba el lugar “más bonito del mundo”, y para ello transformó unas barracas de pescadores dándoles una forma laberíntica. Los más andarines, pueden regresar a Cadaqués por una senda alternativa que bordea un pequeño cabo; por aquí se pueden contemplar otras curiosidades como unas casas-torres de estilo modernista, distintas esculturas, un antiguo muelle desde el que los pescadores iban a “tirar las redes”, unos bancos de piedra para contemplar el paraje y unas islas muy próximas, protagonistas de naufragios; cerca de la población se observará un faro y otra ermita y el islote “Cucurucuc”, una roca de pizarra en forma de cono que es el emblema de la; duración: ida y vuelta por el camino antiguo: una hora; camino antiguo y regreso por el litoral: itinerario circular de dos horas

Jueves mañana, hacia las Islas Medes

Desde el puerto de L’Escala, excursión en catamarán cubierto, con visión submarina, a las islas Medes, en las que se observará a través de unas grandes ventanas sumergidas, flora y fauna junto a los roquedos; por la situación de esta población marinera será necesario recorrer toda la costa del Parque Natural del Montgrí; se recorrerán los enormes acantilados calcáreos y todos los recovecos que integra; desde la Cala Salpatx, la Punta Ventosa y la Punta Trencabraços se alcanzará un lugar de referencia: Cala Montgó que por su forma redondeada puede tratarse de una pequeña dolina hundida y ensanchada por la acción del oleaje; tras la Cala Ferriol, desierta, pedregosa y paradisíaca, con agua de color turquesa, se conocerá el túnel natural de la Foradada, por el que el barco aproximará la proa; los acantilados aparecen cortados a cuchillos
Otros lugares sugerentes: Cala de La Morisca y Cala Pedrosa, ésta recogida en medio de pinos y roca en la que delante existe una pequeña isla llamada también Pedrosa; o el Cabo de Utrera. Muchas de estas calas son vírgenes y de difícil acceso; hay formaciones que el mar y el viento han creado a su capricho, como el Salto de la Diosa, la cueva de Escambres -cámaras-, Miladones -mil mujeres-, Papananses -que hace referencia a unas asas-… Como en otros lugares de la costa permanecen en pie, como testigos de la historia, las torres de guaita, como la del Montgó, que eran lugares de vigilancia, tanto en tiempo de los berberiscos como en los más recientes del contrabando; por esta misma razón algunas masías se fortificaban. En el perfil de estas cresterías, se pueden adivinar los restos de algún bunker o de viejas baterías de costa.
Durante la travesía, el guía del barco comentará la historia y evolución de la pesca, así como el origen de los cercanos pueblos de pescadores; referirá el momento histórico de la piratería y de las acciones defensivas de la población para protegerse, así como de las peripecias en los tiempos del contrabando para introducirlo en tierra; las islas Medes fueron base de operaciones de los contrabandistas, así como algunas cuevas que llevan el nombre del “Tabac” o del “Sabó” -jabón-” y otra simplemente del “Contrabando”.
Y pasada la Punta de El Molinet, se deja atrás, en la distancia, el puerto de L’Estartit; la embarcación rodeará todo el archipiélago de las Medes, regresando después al puerto de salida en sentido inverso ofreciendo otra perspectiva del litoral; duración: dos horas y media

Jueves tarde, por pueblos góticos

Visita guiada a dos poblaciones excelentemente conservadas y amuralladas, que son la referencia del gótico civil de Catalunya entre los siglos XIII al XV; en el interior de ambos recintos hay caserones fortificados, arcos apuntados o geminados, soportales, recovecos, torres, escudos nobiliarios y todo un entramado urbano que se conserva excelentemente restaurado.
Pals está edificado sobre una roca o Pedró, que en el siglo IX era conocida como Mont Aspre; uniendo los lienzos de muralla hay cuatro torres cuadrangulares; del castillo se salvó la Torre de les Hores de la destrucción ejercida por el rey Juan II; es de planta circular, la remata un campanario gótico que alza unos quince metros y lleva este nombre por tener visible un reloj; alrededor se encuentran numerosas tumbas excavadas en la roca viva de origen visigótico; la mayor virtud de la iglesia de San Pedro es haberse construido con los restos del castillo. Las calles empedradas son interrumpidas por arcos de medio punto y en las fachadas lucen ventanas ojivales y balcones de piedra, los signos arquitectónicos distintivos de Pals; uno de los edificios es una casa fortificada del siglo XV. En la plaza Mayor hay un arco gótico que es la salida del recinto amurallado; no hay circulación de vehículos en el interior del pueblo. Durante la última guerra civil sufrió grandes daños, pero una inteligente reconstrucción a iniciativa tanto privada como pública mereció el reconocimiento de varios premios de Bellas Artes.
Peratallada, a pocos kilómetros de Pals, conserva íntegramente su muralla, a cuyos pies hay un foso excavado en la roca de nueve metros de profundidad, por el que le viene el nombre; en su interior sobresale un recinto fortificado compuesto de castillo y palacio, del que se alza una torre del Homenaje almenada, separada del resto del castillo por medio de un puente levadizo; en torno a aquél, se articula la población, con una distribución urbana de estilo medieval; la mayoría de las casas fueron construidas entre el siglo XVI y XVII, adaptándose al relieve del terreno, cuyos bajos están cubiertos de arcos de piedra destinados seguramente a almacenes y bodegas; gran parte de los adoquines de las calles son originales y por el rebaje que permanece en el centro, puede adivinarse por donde circulaban las aguas desechadas de las viviendas… Hay varios barrios de calles estrechas y tortuosas; y la plaza Mayor o plaza de les Voltes, conserva sus porches medievales
Extramuros se encuentra una iglesia románica, la de Sant Esteve, indudablemente medieval que conserva los pórticos y una imponente fachada principal que integra una espadaña con cuatro arcos apuntados. A partir del siglo XI en los que los señores del castillo toman el nombre del pueblo, su historia ha ido de la mano de los avatares bélicos relacionados con la corona de Aragón, siendo uno de los pueblos mejor fortificados de Catalunya.
Duración la visita a ambas poblaciones: tres horas.

Viernes mañana, por la bahía de Roses

Desde Roses, excursión combinada en vehículo y a pie para acceder a dos de los lugares más paradigmáticos de la península de Creus; el cabo Norfeu, zona de protección integral terrestre y marina por la gran riqueza natural del paraje. Es una península alargada y curvada de materiales calcáreos que se orienta hacia el sur/sureste y que constituye una rada virgen, poco frecuentada, a la que se accede por el camino de Ronda: cala Joncols. El cabo Norfeu, llamado así por ser uno de los destinos del héroe griego Orfeo que en uno de sus viajes por el Mediterráneo, a la búsqueda de la ninfa Eurídice -bellísima diosa que murió al poco de casarse con ella-, naufragó y se aferró a una roca que fue la isla del Gato; tocó su lira y las montañas impresionadas por su música se fueron acercando hasta quedar a la distancia que hoy tiene… En el punto más elevado, hay una torre de planta circular ya derruida que fue parte del sistema defensivo de la ciudadela de Roses -S. XVI-. Sus acantilados, están llenos de cuevas naturales -como les Coves Encantats- y de islotes rocosos -como les Fadrins Encatats-, siendo uno de los lugares más bellos de toda la costa Catalana; el espacio es de una gran diversidad botánica, sobre una “maquía” o sotobosque mediterráneo que acompaña al roquedo; nidifican e hibernan numerosas especies de aves y sus aguas son predilectas de ballenas y delfines. Desde el mirador, se pueden ver las islas Medes y el golfo de Roses. La senda pasa después por la cueva de las Ermitas camino de la cala Joncols; ésta es profunda e irregular sobre un abrupto fondo marino muy propicio para inmersiones; uno de sus encantos es no tener acceso para vehículos. Es característica de esta cala una antigua barraca de pescadores que servía como refugio en caso de mal tiempo. Se regresa al aparcamiento de los coches por un camino de Ronda; itinerario: circular; duración: hora y media.

Visita al patrimonio megalítico cercano a Roses con una antigüedad entre 2.700 y 3.500 años -entre el neolítico y el calcolítico-, integrado por dólmenes -losas verticales ancladas en tierra y cubiertas por otra vertical- y cistas –cámaras semejantes pero más pequeñas, en torno a un metro cuadrado de superficie-, y cuya función era servir de cámaras funerarias; hay también menhires -piedras alargadas situadas verticalmente para rendir culto al sol-. Para acceder a este singular patrimonio, seguiremos senderos y cañadas entre muros de piedra seca que separan bancales dedicados durante ciento de años al cultivo de la vid o del olivo. Algunos de estos monumentos, durante mucho tiempo, se convirtieron en barracas para refugio de pastores o para almacenar útiles para el cultivo de las viñas.
Muy cerca del camino de Ronda, de regreso del Cap de Norfeu, se encuentra el dolmen de la Creu d’en Cobertella, el mayor de Catalunya, en el interior de un perímetro vallado; está situado en una colina a ciento cincuenta metros al nivel del mar; lo constituye una galería de siete losas laterales, cubiertas por otra losa de granito-gneis de cuatro toneladas a una altura de dos metros y medio. En las proximidades, los íberos alzaron un santuario.
El dolmen del Llit -lecho- de la Generala, está situado en medio de una zona boscosa, sobre un terreno en pendiente ocupado antiguamente por viñedos. Es un sepulcro de corredor de losas de granito con forma trapezoidal; una de las losas verticales fue destruida recientemente para convertirlo en barraca de viña. Es un monumento destinado a la inhumación múltiple sucesiva, que se reutilizaba desde el borde del túmulo.
El dolmen del Cap de l’Home, se encuentra en el alto de una colina, a unos cien metros del anterior, construido en un llano que se asoma a una vertiente pronunciada de la montaña.
Existen también unos menhires situados en el paraje de la Casa Cremada, que son la forma más sencilla de monumento megalítico y que suele ir acompañado de insculturas -una técnica rupestre de grabados-.Se emplazaban en lugares estratégicos del paisaje y servían como centro social y de reunión.
La duración de la actividad será: entre hora y media y dos horas.

Viernes tarde, los vinos de l’Empordá

Visita a la bodega “Celler Espelt” de la denominación de origen Empordá-Costa Brava, en el paraje Mas Satlle en Villajuiga: se verán los viñedos, el proceso de elaboración, las salas de barricas… y finalizara con la cata comentada de siete de sus vinos: un blanco joven y otro de crianza, un rosado, un tinto joven y otro también de crianza, un garnacha, cerrándola con la degustación de un cava; duración: hora y cuarto

Sábado mañana, despedida siguiendo el curso del Ter

Descenso en kayaks dobles, autovaciables, estables y de gran flotabilidad, de uno de los tramos del bajo Ter, uno de los corredores biológicos de avifauna que sigue un cauce serpenteante, tranquilo y virgen, flanqueado por un bosque de ribera mediterráneo muy bien conservado. Tras unos ejercicios previos de manejo de la pala, para quienes no hayan hecho hasta ahora ninguna actividad de remo, se saldrá de las cercanías de la nueva presa de Colomers, el primer municipio del Baix Empordà siguiendo el curso del río, y uno de los más pequeños y cuidados de la comarca; el descenso comienza a unos dieciocho kilómetros de la desembocadura, y tras siete kilómetros de navegación finalizará la actividad a la altura del Pont de Verges, junto a la localidad del mismo nombre, conocida por la representación anual en jueves Santo de la danza de la muerte, de origen medieval, y por ser el lugar de infancia de Lluis Llach.
Durante el recorrido no será difícil observar esclusas y canales de riego que llevan el agua a las huertas y campos de frutales, algún molino, alguna masía tradicional…; la situación de las embarcaciones respecto a la altura de las orillas y de la vegetación, hacen que la navegación sea plácida y resguardada del viento. La experiencia desde el interior del cauce, aportará una visión diferente del entorno, de la vegetación y de la avifauna asociada. La profundidad del río no suele supera el metro y medio, pudiendo en caso de necesidad hacer pie sobre el fondo. Es preciso traer traje de baño, camiseta, chándal o prenda impermeable, deportivas usadas, aparte de disponer de ropa de recambio para cambiarse al concluir el descenso; duración: alrededor de dos horas/dos horas y media

Datos de Singles a la Costa Brava
Alojamiento previsto:
  • Aparthotel (***) en Ampuriabrava cerca de la playa
Duración del viaje:
  • 7 días / 6 noches
Fechas y precios por persona:

En habitación doble compartida:

  • Temporada Baja: -Junio y Septiembre- 493 €
  • Temporada Media: -Julio y del 19 de Agosto al 1 de Septiembre- 579 €
  • Temporada Alta: -del 29 de Julio al 18 de Agosto- 620 €

En habitación individual:

  • Temporada Baja: -Junio y Septiembre- 583 €
  • Temporada Media: -Julio y del 19 de Agosto al 1 de Septiembre- 669 €
  • Temporada Alta: -del 29 de Julio al 18 de Agosto- 710 €
Precio x persona:
  • En doble: 493 €
  • En individual:
  • Tasas:
El precio incluye:
  • Estancia en Aparthotel 3*** en Ampuriabrava
  • Pensión completa desde la cena y alojamiento del domingo a la comida del sábado
  • Actvidades descritas en el programa
  • Guia acompañante en todas las actividades
El precio no incluye:
  • Llegada a Ampuriabrava
  • Traslados al punto de origen de las actividades
  • Seguro de Cancelación (Opcional)
  • Ningún servicio no especificado en “El precio incluye”
Notas importantes:
  • Para el transporte proponemos alternativamente a trasladarte por tus medios, compartir coche, bien el propio si se dispone de él, o manifestar en la reserva la disposición para realizarlo con el de otros; para ello intentaremos poner en contacto a quienes deseen participar de una misma ciudad o provincia.
  • El traslado al punto de salida de las actividades es igualmente por medios propios o compartidos
  • Hora y lugar de reunión: 21:00 h. durante la cena en el hotel, o en el lugar que se indique en los últimos datos.
  • Equipaje: ropa cómoda para andar y de abrigo o sudadera, botas de montaña, chubasquero; ropa de recambio, alguna prenda impermeable para evitar mojarse por rociones de las propias palas, y deportivas usadas -o calzado náutico- para las actividades de kayak; ropa adecuada para la bici –mallas, coulotte, o pantalón ligero-; muy útiles: prismáticos.